Saltar al contenido
La Redacción

¿Qué debo estudiar?

17 noviembre, 2019

¿Qué debo estudiar? Esta es la pregunta que se hacen la mayoría de los estudiantes que están terminando el bachillerato, muchos de estos estudiantes se encuentran presionados por los padres ya que estos pretenden que sus hijos estudien lo que a ellos les hubiera gustado, en otras palabras se quieren realizar laboralmente a través de sus hijos sin tomar en cuenta los gustos, preferencias o aptitudes de sus vástagos, muchos chicos y chicas por complacer a sus padres hacen o estudian lo que  les sugieren sus progenitores o estudian lo que sus compañeros que son líderes les sugieren sin ponerse a pensar si eso es lo que realmente quieren.

Algunos padres de familia que no realizaron estudios pero que se realizaron como obreros, campesinos, comerciantes o artesanos van orientando a sus hijos e hijas hacia esas mismas actividades desde que son niños, y en el mejor de los casos alternan la escuela con las actividades laborales de sus padres, en algunos casos cuando estos mismos chicos quieren o pretenden seguir estudiando una carrera se encuentran con la oposición paterna queriéndolos obligar  a  que dejen los estudios y se dediquen a trabajar, en ocasiones los chantajean diciéndoles – Este negocio le he hecho para ti y tus hermanos, dime hijo si te vas a estudiar a quien le dejaré esto que con tanto esfuerzo he construido, ¡Se perderá! –

En caso de que se vean obligados a estudiar una carrera para la cual no tienen ningún atractivo, disposición o aptitudes serán unos profesionistas fracasados o terminarán por abandonar esa profesión para dedicarse a lo que realmente quieren o les gusta hacer. Los chicos se encuentran en una situación muy difícil de enfrentar ya que si el papá o mamá son autoritarios ni siquiera preguntarán, se limitarán a decir – Ahora que termines la prepa. Te vienes de tiempo completo al negocio, ya que tarde o temprano yo me habré de retirar – Los jóvenes no encuentran argumentos en ese momento o tienen miedo a expresar sus ambiciones o sueños.

Si los chicos no tienen suficiente confianza en ellos mismos y en sus padres se quedarán callados siendo con el tiempo unos comerciantes infelices o quebrados o incluso profesionistas mediocres en caso de que hayan estudiado lo que sus padres les sugirieron.

¿Qué hacer en estos casos, en primer lugar, expresar a los padres que como es su vida ellos son los que deben decidir qué hacer, aunque deberán hacerlo en un momento adecuado y usando las palabras convenientes para que no suene a rebeldía, si los padres son autoritarios deberán externar sus inquietudes a un profesor o persona de su confianza para que hable con los progenitores y trate de convencerlos de la inconveniencia de obligar a su o sus hijos a hacer algo que va contra sus interés personales.

Los padres deben tener la mente abierta para escuchar las inquietudes de sus hijos ya que su futuro está en juego, deben saber que no pueden ni deben realizarse a través de ellos, se realizarán como jefes de familia al ver que sus hijos han triunfado en la actividad que eligieron para evolucionar como personas de bien.

Algunos casos reales:

  • Estudiante que era presionada por su padre para que estudiara Administración de empresas, esta estudiante quería estudiar diseño gráfico, cuando le comentó a su papá que ya faltaba poco para terminar el bachillerato, este le contestó – Que bueno hija, al fin habrá un licenciado en administración en la familia – En ese momento la chica no supo que contestar y se limitó a asentir con la cabeza. Al otro día en su escuela le comentó a su asesor la plática que había tenido con su padre, sin pensarlo mucho este le dijo –  Defiende tu proyecto de vida, dile que tú quieres estudiar Diseño Gráfico – Tres días después le comentó a su asesor que había logrado convencer a su papá de que la dejara y apoyara para que estudiara Diseño Gráfico. Ahora esta chica es una exitosa Diseñadora, además de ser feliz con su actividad.
  • Estudiante que al terminar el bachillerato ingresó al seminario por insistencia de su mamá y hermanas que le convencieron diciéndole que estarían muy orgullosas de que hubiera un sacerdote en la familia, actividad para la cual no tenía en absoluto ninguna inclinación. Tuvo la fortuna de qué de manera casual se encontrara con un tío que vivía en otra ciudad y andaba de paseo, el tío le preguntó cómo estaba, él dijo que se encontraba bien, con un dejo de tristeza tanto en la voz como en su mirada, al ver esto el tío le dijo -¿Cómo vas a estar bien si te veo triste, dime a qué se debe?- Este chico encontró a la persona ideal para desahogarse y lo hizo contestando – Es que mi mamá quiere que sea sacerdote y yo no quiero – El tío se limitó a decirle, Sobrino es tu vida y solo a ti te toca decidir qué vas hacer con tu vida,  estudiar o hacer con ella lo que te guste, dile a tu mamá lo que realmente quieres hacer  Así lo hizo, dejó el seminario, estudió lo que realmente quería  y antes del año se había casado. 
  • Maestra de bachillerato. Esta profesora en cierta ocasión le comentó a un compañero que cuando había terminado la escuela preparatoria su papá le comento que quería que estudiara medicina, ella le contestó que quería ser maestra, su padre enojado le dijo que si no estudiaba medicina que se olvidara del apoyo económico, de mala gana estudió la carrera de medicina, y la terminó, cuando recibió su título fue con su padre y aventándole el título le dijo llena de enojo –  Ahí está tu título ahora voy a hacer lo que yo quiero y es dar clases – Obvio decir que era una persona feliz haciendo lo que le gustaba, lo disfrutaba intensamente.

Estos son solamente tres ejemplos de personas que estuvieron a punto de truncar su vida profesional y su felicidad.

¿Qué hacer para dedicarse a la actividad que se quiere?

  • Primero es estar completamente seguro que es lo que se quiere hacer; Seguir estudiando, aprender un oficio o incluso dedicarse a una actividad deportiva
  • Preguntarse si se tienen aptitudes para estudiar una determinada carrera o realizar una actividad como Obrero. Comerciante o Deportista.
  • ¿Esa carrera o actividad me gustan como para dedicar el resto de mi vida a ella?
  • ¿Me dedicaría a esa carrera o actividad laboral, aunque no me pagaran por lo mucho que disfruto hacerla?

Recordar que cualquier actividad requiere dedicación, esfuerzo y en ocasiones sacrificio.

English Version